#2014

por Elsa Padrón Serrano

Soy un ser de luz dentro de mi propio pozo. O solía serlo. Poco a poco, a pasos casi imperceptibles, voy acendiendo mi colina. Mis manos brillan aún cuando no crean como quisieran.
Estamos en paz, es el hecho. Las lágrimas vienen en sueños donde son poco menos que apenas perceptibles.
Las criaturas de espíritu puro se acercan cada vez con más interés. Ése, el espejo al que yo miro.