Vida

por Elsa Padrón Serrano

Hoy soñé que te abrazaba y entre toda esa gente sentía tu calidez, me perdí en la ilusión de tu belleza mientras hundía mi rostro en tus costillas tan blandas y mi mano se acomodaba en la forma de tu cintura.
Todos ellos te abrazaban, pero yo me sentí la única, a mí me embriagaba el sentimiento de armonía; nunca me sentí tan parte de algo. Y, aunque fuera dentro de mi mente, nos fundimos en un algo. Cuánta dulzura, Morfeo, cuánta tragedia al despertar.