#2009

por Elsa Padrón Serrano

Despierto a la mitad de la noche cubierta por un manto de oscuridad que oprime mi pecho y puedo sentir mi corazón latiendo aceleradamente, las lágrimas inundan mis ojos y me siento perdida en mí misma. Ya no distingo la realidad en el sueño y me aterra levantarme, prender la luz o gritar; me imagino que al hacerlo la pesadilla continuará…