Se requiere mamalonear una vez al día con la finalidad de buscar felicidad un día más.

por Elsa Padrón Serrano

El veneno de tu voz inunda mis oídos, electricidad que llega a mi cerebro y se pierde. Aurora boreal con que he soñado, tan claro en una realidad que es sólo mía. Como el humo de cigarro que se disuelve en el aire; entre mis manos te deshaces; te pierdes y jamás te toqué…